X

Cinco errores de presupuesto comunes que son pasados por alto y cómo evitarlos

Descargar el PDF

Primeramente, date una palmadita en la espalda.

Ya te has sentado y te has afigurado el presupuesto de tu familia. Ya cubriste lo básico, como la hipoteca, vivieres, y educación. Ya tienes un plan realista de ahorro y retiro, y has mantenido tus tarjetas de crédito en línea. Incluso te has protegido a ti y tu familia con aseguranza médica, de auto, y de casa.

Pero no has terminado. Duerme tranquilo al evitar estos 5 errores de presupuesto comunes:

Budget Mistakes

1. Ignorar gastos pequeños.

¿Te has preguntado a cuanto se añade los $5.00 de tu café de las tardes? Si compras cinco a la semana, eso da un total aproximado de $100 por mes. Cuidar tus gastos, incluso los más pequeños, te ayudara a distinguir entre las necesidades y deseos y ver tu patrón de gastos a través del tiempo. Tal vez preferirás hacer tu propio café- y recibir un masaje o invertir en un plan de aseguranza mejor.


2. No invertir en un seguro de incapacidad.

¿Si algo te pasa a ti, se cumplirán las necesidades de tu familia? ¿Podrás lograr tu plan financiero a largo plazo? Tu cheque de pago es uno de tus más valioso recursos. Considera protegerlo con un seguro de ingreso por incapacidad. Tu agente te puede ayudar a figurar la cantidad correcta para asegurar el bienestar y seguridad de tu familia en caso de que te enfermes o lastimes y quedes totalmente incapacitado. Mientras otros planes de seguro más familiares- como auto y médico- se enfocan en pagar a otros, este es un plan que te paga a ti.


3. Ahorrar dinero solo en tu IRA.

Si, tener ahorros con impuestos diferidos es bueno- seguramente te encanta tener ese ahorro- pero también necesitas ahorros que pagan impuestos y un fondo de emergencia para que no tengas que vivir cheque a cheque. Tener un plan financiero saludable se trata de un buen balance. Por lo tanto sigue ahorrando tu dinero en tu 401(k) y disfruta los beneficios de impuestos, pero no desatiendas tus otras cuentas de ahorros. Y recuerda que algunos planes de seguro te pueden ayudar a hacer la transición al retiro, como los planes de seguro de vida e incapacidad que te pueden reembolsar las primas pagadas bajo ciertas circunstancias.


4. No obtener un seguro de vida que satisfaga las necesidades de tu familia.

Piensa en tus metas financieras a largo plazo, los gastos de vida mensuales de tu familia, y cada una de tus obligaciones financieras. Después que fallezcas, no quisieras que tus amados tengan que enfrentar la carga sin ninguna protección. Tu agente de seguro te puede ayudar a determinar el plan de seguro de vida correcto para proteger el futuro de tu familia. Sin embargo, cuando cambia tu situación financiera, tu plan de seguro de vida necesita ajustarse, también.


5. Dejar que tu presupuesto se empolve.

Para que un presupuesto funcione para ti y tu familia, necesitas revisarlo cada mes, antes de que te salgas del camino. Aparta un tiempo para revisar cómo vas un cada categoría, y hazlo relajante con una taza de té. Felicítate a ti mismo en las áreas de suceso, y calmadamente evalúa áreas que se puedan mejorar.


¿Agobiado? No lo estés. Solo haz una lista, y enfócate en una meta a la vez. Pronto tu presupuesto va reflejar el plan financiero de protección que tú y tu familia merecen.