Familia Loera: El sacrificio—y regalo—de un padre

“El seguro de vida de Roberto realmente fue una bendición, es algo que cada familia debería tener”, destaca María.

Roberto falleció a los 47 años, la póliza de seguro de vida de Roberto le dio a su familia el apoyo financiero que necesitaba. También pagó las facturas médicas y cubrió los gastos diarios mientras María buscaba trabajo.